George Washington (22-02-1732/14-12-1799)

George Washington fue el primer Presidente de los Estados Unidos (1789 – 1797) y Comandante en jefe del Ejército Continental de las fuerzas revolucionarias en la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos (1775–1783).

Washington empezó a ganar trofeos, armando tropas de Virginia (Estados Unidos) para apoyar al Imperio Británico durante la Guerra Franco-Indígena (1754–1763), un conflicto que él inadvertidamente ayudó a iniciar. Después de liderar la victoria estadounidense en la guerra de revolución, renunció a sus cargos militares y regresó a la vida de plantador, acto que le trajo aún más renombre. En 1787, presidió la Convención de Filadelfia que esbozó la Constitución de los Estados Unidos de América y en 1789, fue elegido de manera unánime como el primer presidente de los Estados Unidos. Sus dos períodos de administración establecieron muchas políticas y tradiciones que existen hasta el día de hoy. Antes de la terminación de su período de gobierno, Washington se retiró nuevamente a la vida civil, estableciendo un importante precedente de cambio de gobierno pacífico que ha servido de ejemplo no sólo en los Estados Unidos sino también en otras futuras repúblicas.

Washington fue elegido de manera unánime por el Colegio Electoral en las elecciones presidenciales de 1789, siendo de esta manera la única persona elegida presidente de manera unánime (hecho que se repitió en las elecciones presidenciales de 1792).

En segundo lugar, con 34 votos, John Adams se convitió en el vice presidente. El primer Congreso de los Estados Unidos votó por pagarle a Washington un sueldo de 25.000 dólares al año, una significativa suma en 1789. Washington, con una buena posición económica, rechazó el sueldo, dado que se consideraba a sí mismo como servidor público desinteresado. Washington le prestaba cuidadosa atención a la pompa y ceremonia del cargo, aunque asegurándose que no se emulara a las cortes reales europeas.

Washington aceptó el cargo de presidente para un segundo mandato, pero rehusó un tercero, estableciendo un precedente de un máximo de dos mandatos para un presidente de los Estados Unidos. Después que Franklin D. Roosevelt fuera elegido por cuatro mandatos, hecho sin precedentes, el límite de dos mandatos fue incluido en la Constitución federal por la Enmienda 22.

George Washington rehusó presentarse a un tercer mandato en 1796, en un discurso que contenía una clara advertencia para que los Estados Unidos no mantuvieran vínculos estables con ningún país a lo largo de mucho tiempo. Tras el traspaso de poderes, Washington se retiró a Mount Vernon, donde falleció en diciembre de 1799, guardando todo el país varios meses de luto como consecuencia del deceso.

Anuncios

Acerca de neometalero

Nada que decir...
Esta entrada fue publicada en Grandes Hombres en la Historia de la Humanidad y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s